Hipólito y una declaración acertada: “aquí no hay nadie apolítico”

Por Fernando Penna/ periodista dominicano.

Periodismo y Sociedad, Santiago, RD. Con su repentismo y sinceridad característica el expresidente de la República, Hipólito Mejía dijo que en el país no hay nadie que sea apolítico, refiriéndose a la elección de los nuevos miembros de la Junta Central Electoral (JCE).

Hipólito y una declaración acertada: “aquí no hay nadie apolítico”
 Fernando Peña / periodista dominicano

Y agregó, para remachar, que «Apartidista puede haber gente en un momento coyuntural».

Ciertamente que todos y todas somos políticos y hacemos política ya sea en el barrio, población, ONGs, sindicatos, gremios, movimientos, etc.

Es que todos y todas dialogamos, debatimos, pensamos y nos inquieta, con mayor o menor frecuencia, de una u otra manera los problemas de la sociedad, todos y todas dialogamos, debatimos, pensamos, y finalmente queremos asumirnos como independiente, con una especie de purismo ante el resto.

Antonio Gramsci señaló y escribió que odiaba a los indiferentes, ya que en la vida uno tenía que tomar partido o asumir posiciones, por eso, agrega el pensador sardo, “La indiferencia y la abulia son parasitismo, son cobardía, no vida. Por eso odio a los indiferentes”

Desde hace un tiempo una especie de fantasma recorre el país, el fantasma de los independientes o de aquel que se dice independiente, mas en estos días que hay aprestos para elegir al que presidirá la Junta Central Electoral.

Tratan de equiparar al independiente con la expresión del apolítico; es decir, aquel que no quiere por ningún motivo aparecer vinculado o relacionado con partido.

Hipólito con su declaración pone las cosas claras, porque es un error de algunas personas, intencional o no, tratar de confundir de plano la categoría de independiente con la del apolítico y peor aún con la del apartidista.

El ex presidente fue más lejos dijo que en el caso del aspirante a presidir la Junta Central Electoral Eddy Olivares este ha tenido suficiente apoyo por la conducta ejemplar que ha tenido toda la vida.

Repetir hasta el hartazgo que ser independiente es ser apolítico o apartidista, refleja no sólo ignorancia, desconocimiento, sino más bien una falta profunda de convicciones.

Que quede claro, no existen los independientes, ya que estos, al igual que los militantes o integrantes de alguna organización representan y defienden intereses y cuotas de poder…

Fuente: Almomento.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *