No a la campaña de terror, ¡vamos todos a votar!

Por Ignacio Nova

Ignacio Nova

República Dominicana se aproxima al día cero para escoger sus autoridades presidenciales y congresales en la Asamblea Extraordinaria Eleccionaria del próximo domingo 05 de julio 2020.

Como es natural, el ambiente está dominado por el entusiasmo que genera la confirmada expectativa de #Cambio: uno necesario hasta por la simple razón de preservar la funcionalidad y el vigor de la democracia.

Junto al festivo entusiasmo, discurren tendencias alarmistas y promotoras de terror y pánico. Están quienes venden premoniciones de disturbios alrededor de las mesas electorales y al cierre de las votaciones, argumentando con las más recientes declaraciones del mandatario: llamó a sus correligionarios a defender el voto (lo que es el derecho de todos los concurrentes), “como si se tratase de la vida misma”, argumento no aceptable en ninguna democracia, puesto que esta descarta el uso de armas y la violencia en la confrontación política y en su lugar instala el apego a las leyes de los actos y conductas.

Otros amedrentan con un holocausto —olvidando que desde palacio la frase “Sálvese quien pueda” fue pronunciada—. Otros se atrincheran tras la salud y el impacto mundial del coronavirus sobre las naciones.

Afortunadamente, la Junta Central Electoral, junto a los partidos políticos, sometió el tema de la celebración de elecciones al escrutinio y ponderación del Ministerio de Salud Pública. Al respecto, el ministro Sánchez Cárdenas expresó, el pasado 24 de junio, que “la gente no debe temer para acudir a los colegios electorales a votar el próximo 5 de julio, debido a que  prácticamente todos los dominicanos están en la calle”, según lo consigna la nota de  Karina Jiménez, del periódico “El Caribe”.

El Ministro lo afirma observando las estadísticas nacionales. Hay seguridad en ir a votar, pese al sensacionalismo con que la mayoría de los medios mundiales trata el tema Covid-19, vendiendo el total de infectados a la fecha, en vez de resaltar la realidad: el número de casos activos, lo que importa.

Ayer sábado 27 de junio 2020, Salud Pública informó que en todo el país se registraron 30 mil 619 infecciones. Frente a una población de 10 millones 847 mil 131 habitantes consignada por el sitio Worldometer, el comportamiento de la infección por SARS-CoV-2 describe el siguiente comportamiento, por cada 100 mil habitantes dominicanos:

  1. a) incidencia: 28.23; b) casos activos: 12.20; c) en tratamiento hospitalario: 2.08; d) en tratamiento domiciliario: 9.4; e) en unidades de cuidados intensivos (UCI): 0.18 y f) recuperados: 15.35.

Estos con una toma de muestra igual a 131/100 mil habitantes y una positividad de las muestras de 9.3 sobre igual número de habitantes.

Este último dato es importante. Dice que el 21% de la población porta el virus. Que 2 millones 277 mil 897 personas, pueden, estadísticamente, ser actualmente portadoras de SARS-CoV-2 y que, sin embargo, de estas sólo 13,235 —0.58%, algo más del medio porcentual— han desarrollado los síntomas necesarios para ser detectadas. Nótese que este valor es 0.25% menor que el +0.73% que, de los infectados, se han recuperado.

También es alentador, halagüeño, que del total de casos activos hasta ayer (13,235) sólo el 1.5% ha agravado para recibir ingreso a las UCI.

En cuanto a la mortalidad, esta registra 0.662 por cada 100 mil habitantes, iguales al 2.35% de los casos confirmados. Significa que durante los 117 días de incidencia de Covid-19 en el territorio nacional, hemos tenido 0.7 muertes diarias, en promedio. Esta cifra es abrumadoramente menor (-7.13 veces) que la muertes que los accidentes de tránsito causaron diariamente en el país durante el pasado año 2019.

Las posibilidades de contraer Covid-19 la República Dominicana de hoy es, actualmente, de 1.34%. Las de morir por su causa: 7.13 veces  menos que las de fallecer en un accidente de tránsito.

Conociendo esos datos, el Ministro Sánchez Cárdenas ha informado que no se debe temer para acudir a votar.

Naturalmente, ha explicado, también, la necesidad de observar y cumplir las medidas preventivas, como el distanciamiento físico y el uso de mascarillas.

La Junta Central Electoral, por su parte, ha dispuesto un conjunto de medidas alrededor de los recintos y colegios de votación que deben ser observados y cumplidos al 100%.

Unas elecciones que no afecten la salud colectiva es lo deseable.

A cuidarnos y a cuidar a los demás.

¡No a la campaña de terror!

¡A ejercer todos el deber y el derecho al sufragio!

Tomado de listindiario.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *