Futbolista turco confiesa haber matado a su hijo de 5 años con posible covid-19

INTERNACIONAL, TURQUÍA. Periodismo y Sociedad. Un deportista superior turco confesó haber asesinado a su hijo de 5 años con síntomas de COVID 19, debido a que no lo quería del cual no tiene arrepentimiento ni ningún problema mental.

El futbolista Cevher Toktas, del equipo turco Bursa Yildirim, confesó haber matado a su hijo de cinco años, supuestamente infectado por el coronavirus. Su confesión se produjo 11 días después de que el niño muriera en el hospital por supuesta insuficiencia respiratoria, informa Daily Sabah.

El 23 de abril, el menor fue internado en una clínica de Bursa, en el noroeste de Turquía, con mucha fiebre y síntomas de covid-19.

El mismo día, Toktas llamó a los médicos a la habitación, diciendo que su hijo tenía dificultades para respirar. El niño fue ingresado a cuidados intensivos, donde falleció dos horas más tarde. Su muerte no provocó sospechas a los médicos.

El padre asesino, que llevó a su hijo al hospital con la queja de tos y fiebre alta, estranguló a su hijo, que fue hospitalizado debido al virus de la corona, estrangulándolo con una almohada 2 horas después.

Cevher Toktaş, quien permaneció como compañero, salió de la habitación el mismo día y dijo que su hijo estaba empeorando, Kasım Toktaş, quien fue intervenido por médicos, fue llevado a la unidad de cuidados intensivos.

Sin embargo, el pequeño Kasim no pudo salvarse a pesar de todos los esfuerzos después de aproximadamente 1,5 horas.

Fuente externa

PRESIONÉ LA CABEZA CON LA ALMOHADA

Once días después, el futbolista –de 32 años– se presentó en la policía local y contó que había asfixiado al niño con una almohada. “Puse una almohada en la cabeza de mi hijo, que estaba acostado boca arriba. Apreté durante 15 minutos sin parar. Mi hijo resistió un tiempo. Cuando dejó de moverse, saqué la almohada. Luego llamé a los médicos para que no sospechasen nada”, contó.

Estaba escrito en el informe de la muerte de que perdió la vida por “falta de aliento”, fue enterrado en el cementerio Hamitler un día después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *