16 de julio de 1838 Juan Pablo Duarte encabeza el acto de fundación de la Sociedad secreta La Trinitaria

16 de julio de 1838 Juan Pablo Duarte encabeza el acto de fundación de la Sociedad secreta La Trinitaria

República Dominicana. Periodismo y Sociedad. A iniciativa de Juan Pablo Duarte, es formada en Santo Domingo la sociedad secreta patriótica La Trinitaria, gestora de la independencia nacional, entidad que logró el apoyo de la mayoría de los jóvenes de la época, convirtiéndose en génesis de la nacionalidad dominicana.

El acto de fundación se llevó a cabo en la calle del Arquillo, que luego se llamó Santo Tomás y actualmente calle Arzobispo Nouel, en la casa número 155 (frente a la iglesia del Carmen), el domingo 16 de julio de 1838 en horas de la tarde, en la ciudad de Santo Domingo. Era ésta la modesta casa de Doña Josefa Pérez de La Paz (Chepita) y su hijo el trinitario Juan Isidro Pérez.

El grupo de jóvenes allí reunidos eran: Juan Pablo Duarte -presidente-, Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandrino Pina, Félix María Ruiz, José María Serra, Felipe Alfau, Juan Nepomuceno Ravelo, Benito González y Jacinto de la Concha. En éste día Juan Pablo Duarte, como presidente, tomó el juramento a los demás, acto que deberían firmar con la sangre de sus venas. Todos se comprometieron a cooperar con sus vidas y bienes a la separación definitiva del dominio haitiano para establecer una República Dominicana, libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera.

Fuente externa

El texto del Juramento Trinitario, según revelara Félix María Ruiz años después, fue:

«En nombre de la santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente: juro y prometo, por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano y a implantar una república libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominará República Dominicana; la cual tendrá su pabellón tricolor en cuartos, encarnados y azules, atravesado con una cruz blanca. Mientras tanto seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: Dios, Patria y Libertad. Así lo prometo ante Dios y el mundo. Si tal cosa hago, Dios me proteja; y de no, me lo tome en cuenta y mis consocios me castiguen el perjuicio y la traición si os vendo. «

Cabe notar, que era el día de Nuestra Señora del Carmen y, estando reunidos en una casa frente a la Iglesia del Carmen, la reunión pasaría desapercibida para las autoridades haitianas.

Fuente: Isidro Toro/laesctrelladeoriente56.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *