México se propone controlar las emisiones contaminantes de los buques que pasan por sus mares

Por los mares del país pasan anualmente 16.000 buques, un 5,1 % de la flota mundial.

México, Agencia EFE. Debido a la alta afluencia de barcos en los mares mexicanos y a los gases contaminantes que estos emiten, el Gobierno informó que presentará a la Organización Marítima Internacional (OMI) la petición de tener su propia Zona de Control de Emisiones (ZCE) marinas.

En conferencia de prensa, el subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rodolfo Lacy, anunció que la propuesta será enviada a la OMI el próximo 20 de julio para así poder regular las emisiones de los buques que navegan en aguas mexicanas.

“Queremos controlar las emisiones de los buques que transitan por nuestras aguas, que esas emisiones sean las menos posibles, sobre todo las de carbono negro”, expresó Lacy, advirtiendo después que los efectos de estos gases no solo afectan a los ecosistemas marinos, sino también a la biodiversidad terrestre.

La zona de control que solicita México supondría pasar de un 3,5 % de azufre en el combustible de los barcos a tan solo un 0,1 %.

Por los mares del país pasan anualmente 16.000 buques, un 5,1 % de la flota mundial.

La propuesta elaborada para tener su propia ZCE marinas viene tras un trabajo de cinco años y cuenta con el respaldo de los Gobiernos de Canadá y Estados Unidos, quienes cuentan desde 2010 con su propia zona de control.

México pretende así igualarse a las naciones vecinas del norte, en las cuales, según el alto funcionario, existe una gran diferencia cuando los buques internacionales cruzan sus mares.

El país cuenta con 2,9 millones de kilómetros cuadrados de superficie marina, estando rodeado por el Océano Pacífico, el Golfo de California, el Golfo de México y el mar Caribe.

“Estos barcos, cuando están en aguas de Estados Unidos o Canadá, utilizan combustibles de muy bajo contenido de azufre o utilizan equipos de control en su chimenea, pues no pueden emitir humo negro”, aseguró el funcionario público.

En cambio, cuando esas mismas embarcaciones -de las cuales el 75 % son extranjeras, están de tránsito y no atracan en puertos- llegan a aguas mexicanas, “usan combustible barato y emiten contaminantes que afectan a la atmósfera” puesto que no existe un organismo de control nacional que obligue a regular las emisiones.

Es por eso que la propuesta para crear esta área de control de contaminación se enviará para que sea evaluada técnicamente y, de ser aprobada, México podría comenzar a regular dichas emisiones desde el año 2020.

El director del Clean Air Institute (CAI), Sergio Sánchez, explicó en su intervención que solicitar esta regulación es necesario dado que se estima que para el año 2030 el tránsito marino se incremente entre un 50 % y un 200 %.

Actualmente, alrededor del 90 % del comercio internacional se sirve del transporte marítimo para que los productos lleguen a su destino.

El experto insistió en que las emisiones derivadas de estos trayectos afectan no solo a la población costera, sino a todo el país, incluyendo zonas urbanas y rurales, así como a las áreas naturales protegidas.

“Los sitios arqueológicos también se ven afectados. Cuando se hacen análisis de la superficie de estos lugares se ve que la emisiones de estos buques dañan el patrimonio cultural”, agregó Sánchez.

En materia de salud, los beneficios de la reducción de la contaminación de barcos supondrían evitar 25.000 muertes, la prevención de 300 casos de mortalidad infantil por enfermedades respiratorias y 125.000 admisiones hospitalarias por enfermedades respiratorias cardiovasculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *