Lamenta que a sus 19 años de vigencia la LEY 87-01 no haya cumplido sus objetivos

República Dominicana. Periodismo y Sociedad, El Comité Nacional de los Derechos Humanos Sindicales y Laborales, CONADEHUSIL, lamenta que a 19 años de su entrada en vigencia, la Ley 87/0| no haya cumplido su objetivo de garantizar salud y pensiones dignas para los trabajadores/as.

En un comunicado enviado a PeriodismoySoceidad.net, la licenciada Marilyn de los Santos, presidenta de la entidad sostuvo que la República Dominicana debe pasar del actual modelo de Seguridad Social excluyente, al margen de las necesidades de la clase trabajadora, hacia uno Inclusivo que potencie el Desarrollo Humano y Sostenible”.

“En la República Dominicana, después de más de 10 años de búsqueda de consenso y 70 años después de haber logrado las primeras normas orientadas a una mayor protección social, en el año 2001 se logró la aprobación de la Ley 87/01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad social, estableciendo un modelo que no fue al que aspiró y propuso la clase trabajadoras del país”, resaltó

ADMINISTRADORAS DE SERVICIO DE SALUD, ARS

Señaló que desde sus inicios, la ley de Seguridad Social ha sido entorpecida por grupos económicos para que no se apliquen los limitados derechos que la misma le confiere a la población, citando como ejemplo de ello, la reducción de los beneficios y cobertura del Seguro Familiar de Salud, cercenando derechos en un aspecto tan sensible como lo es el acceso y la protección efectiva de la salud.

Manifestó que durante estos 19 años de aprobación de la seguridad social y 12 del inicio del Seguro Familiar de Salud se ha hecho evidente ante la sociedad dominicana, las incongruencias del sistema y la necesidad de cambiar el modelo existente.

“Existe un consenso generalizado de que el derecho a la salud y la protección social ha sido limitado en privilegio de favorecer un mercado excluyente de la salud, lo que se traduce en un sistema distante del objeto de la protección social y que responde fundamentalmente a los intereses del mercado de la salud”, recalcó.

Dijo que esa situación está afectando de manera considerable los limitados derechos que la propia ley de seguridad social les confiere a las personas para la consecución de la salud y el tratamiento y rehabilitación en caso de enfermedad.

Resaltó que la Dirección de Información y Defensa de los Afiliados a la Seguridad Social (DIDA), muestra estudios de miles de afiliados que sufren negación o retardo en el acceso a servicios por parte de las Administradoras de Riegos de Salud (ARS) y los prestadores privados de los servicios, con lo cual se expone al afiliado al riesgo de perder la vida y la obligatoriedad de aportes económicos equivalentes al 42% de los costos de la salud con gastos de bolsillo de las personas afiliadas.

Señaló: “Esta práctica mantiene en zozobra a usuarios y conduce a la quiebra de estos y sus familiares, especialmente los afectados por las llamadas enfermedades catastróficas, cuyos costos adicionales demandan de altas aportaciones de la seguridad social, así como, programas complementarios del Ministerio de Salud Pública, resultando todos insuficientes por el volumen y frecuencia de las enfermedades de alto costo.

Resalta que la Ley de Seguridad social a 19 años de su aprobación ha hecho evidente sus significativas debilidades, entre las que se destacan,  el precario funcionamiento de sus órganos rectores y el tiempo de responder a las necesidades y reclamos de las personas aseguradas, por lo que se incurre en violaciones continuas, poniendo con frecuencia la vida de las personas afectadas en peligro.

Afirma que la situación de salud se ha empeorado, porque, aunque era evidente que el perfil epidemiológico del país cambiaba a una prevalencia de la enfermedades coronarias no transmisible (hipertensión, diabetes, cáncer, enfermedades respiratoria etc.) y que al mismo tiempo la Ley General de Salud 42/01 advertía, y a la vez establecía, la importancia de la estrategia de atención primaria en todos los niveles, y a su vez el primer nivel de atención como puerta de entrada, con una capacidad resolutiva para garantizar la promoción de la salud y  prevención de las enfermedades en coherencia con el perfil epidemiológico prevalente, intereses particulares, especialmente de prestadores, indiferencia por parte de los integrantes del Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS) y la ausencia del rol de rectoría por parte del Ministerio de Salud Pública han imposibilitado el cumplimiento con este mandato.

Dijo que esta grave situación ha contribuido con que se incremente de manera desproporcionada las enfermedades catastróficas en ausencia de acciones promocionales y preventivas y en presencia de exorbitantes e irritantes beneficios económicos por parte las ARS y los prestadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *