Posibilidades elevadas de reforma a la Constitución

La Junta Central Electoral advirtió sancionar a los candidatos a puestos electivos que hagan campaña antes de los plazos establecidos, en violación a las leyes 33-18 y 15-19, sobre Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos y Orgánica de Régimen Electoral, respectivamente.

El presidente de la República, Luis Abinader, no necesita anunciar que buscaría la reelección, pues todo el mundo sabe que no tiene obstáculos legales para el 2024. Y todas las actividades que desarrolle la Presidencia de la República es promoción indirecta, aunque en el marco propio de sus atribuciones.

Tampoco hay problemas en las actividades que hace el expresidente Leonel Fernández, en torno al fortalecimiento de la estructura de la Fuerza del Pueblo. Se permite, además, que los aspirantes presidenciales del PLD, Domínguez Brito, Abel Martínez, Amarante Baret, entre otros, recorran el país y visiten a sus compañeros en el exterior.

El doctor Guido Gómez Mazara, uno de los principales líderes del PRM, también viene dictando charlas en toda la geografía nacional, pero en ningún momento ha dicho que aspira a la Presidencia de la República. Se dice que esperará el momento oportuno.

Solo el ingeniero Ramón Alburquerque, alto dirigente del PRM, y la licenciada Margarita Cedeño, miembro del Comité Político del PLD, han anunciado públicamente sus aspiraciones con miras al lejano 2024. En ese sentido, solo esos dos dominicanos pueden darse por aludidos ante la advertencia de la JCE. En pocas palabras: se puede hacer de todo, menos decir “yo aspiro”, pues ya es una forma directa, que solo se permite dentro de los plazos que especifican las leyes electorales.

Nada impide, por ejemplo, que se reforme la Constitución de la República sobre una serie de aspectos que el presidente dominicano estima conveniente para el país, entre los cuales se encuentra la independencia del Ministerio Público. Parece haber consenso en la sociedad dominicana en que la Procuraduría General de la República no dependa de en un decreto del Poder Ejecutivo.

La institucionalidad democrática se fortalece si los miembros de la cúpula del Ministerio Público son designados por el Consejo Nacional de la Magistratura, igual que como se hace con los jueces de la Suprema Corte de Justicia, del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior Electoral.

Para tales fines se requiere que las cámaras legislativas aprueben una ley de reforma. Una vez conformada la Asamblea Constituyente se procede a la sesión o a las sesiones necesarias para introducir los cambios correspondientes. Se barajan fechas, tales como el mes de diciembre y la Semana Santa del año entrante.

En esa Asamblea Constituyente, cuya misión original es la independencia del Ministerio Público entre otros temas que contribuyen al desarrollo y a la modernización del país, se propondría modificar el Art. 124, así como el párrafo transitorio siguiente. En esa actitud está el expresidente Hipólito Mejía y todos sus legisladores dentro del PRM, pero también muchos del PLD que consideran que solo la presencia de Danilo Medina en la boleta electoral del 2024 garantiza su fortaleza y evita ser absorbida por la Fuerza del Pueblo, cuyo líder, el doctor Leonel Fernández, procura aglutinar a todos los peledeístas en torno a su figura.

En principio Luis Abinader desaprobaba esa posibilidad, pero la línea de Hipólito de irse con esa posición contra viento y marea lo ha hecho variar. Inclusive algunos supuestos estrategas aconsejan el presidente que es importante dividir el voto peledeísta para el certamen del 2024, pues es una forma de facilitar su reelección.

Sin embargo, analistas políticos señalan que habilitar a Danilo Medina en este momento no define posicionamiento respecto al lejano 2024, que lo aconsejable sería esperar una fecha más próxima. Otros entienden que sería una falta de ética del jefe de Estado.

El carácter ético está en discusión, pues todos los presidentes que hemos tenido en las últimas décadas han incentivado reformas a la Constitución. Lo ético podría vincularse, muchas veces, al apego a las leyes. Y reformar la Constitución es permitido en la medida en que se cumplan los requerimientos establecidos en la propia carta magna.

El doctor Leonel Fernández, en el año 2010, durante el ejercicio de su tercer período presidencial reformó la Constitución de la República para poder aspirar nuevamente en el 2016.

Danilo Medina reformó la Constitución en el 2015 para ser candidato presidencial en el 2016. Y gracias a esa reforma de Medina, Leonel Fernández tiene la posibilidad de gobernar el país por dos períodos adicionales a los tres que ya tiene.

Se recuerda, de igual manera, que Hipólito Mejía reformó la ley de leyes en el 2002 para optar por la reelección en el 2004, aunque no tuvo éxito en su intento.

En política muchas actitudes antiéticas suelen calificarlas de “estrategias”, como las 38 sentencias dictadas a favor de Miguel Vargas desde el TSE con la finalidad de dividir al PRD por mandato del Comité Político del PLD. El PRD, que había sacado un 47% en el 2012, fue dividido desde el PLD y se creó el PRM el 9 de septiembre de 2014, que apenas obtuvo un 35% en la contienda del 2016.

También el doctor Joaquín Balaguer influyó en la Junta Central Electoral en marzo de 1990 para que le entregaran el PRD al doctor Peña Gómez, una sigla que se encontraba congelada y tanto Peña como Jacobo realizaban sus operaciones políticas desde el Bloque Institucional y el PRI.

Balaguer, que estaba en una lucha cerrada con Bosch y el PLD, sabía que Peña restaba votos a Bosch y los resultados electorales le dieron razón. Balaguer obtuvo un 35%, Bosch un 34% y Peña un 24%. Jacobo y su PRI terminaron con un 7%,un lejano cuarto lugar.

La actividad política tiene en común al juego de ajedrez que las fichas se mueven conforme a la conveniencia y a las circunstancias. Es la razón por la cual hoy día, universalmente, los políticos modernos y actualizados contratan la asesoría de expertos internacionales en materia de estrategia.

A los políticos dominicanos no les importa el aspecto ético a la hora de asumir posiciones que redunden en su beneficio.

    Las posibilidades son elevadas de que la Constitución de la República sea reformada y se levante el impedimento que tiene Danilo Medina para aspirar a la Presidencia de la República.

danilocruzpichardo@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *