Venecia Joaquín: Ayudemos los pequeños agricultores

Opinión, Periodismo y Sociedad, RD. La agropecuaria debería ser la principal fuente de producción del pais. Por algún motivo, Dios fue generoso al darnos una espléndida naturaleza; en la zona rural tenemos tierra fértil; plantas que crecen por doquier, dando frutos, aun sin el debido cuidado; animales y aves dándole vida al ambiente; ríos y manantiales frescos.

En medio de esta riqueza, vive un alto porcentaje de la población, pero la mayoría no se percata de esta mina natural, y los que están consciente de ella, no encuentran como hacerla producir; necesitan ayuda.

Por esos motivos, he leído con alegría el Proyecto Agroalimentario Nacional (PAN), elaborado por Horizonte Agrícola Internacional, que preside el ingeniero agrónomo Pedro Compres; es una puerta de entrada, un rayo de luz, para los campesinos de escasos recursos. Persigue enseñarles mecanismos para hacer producir su pequeño lote de tierra, con pocos gastos, a fin de resolver sus necesidades básicas.

El PAN, ¡lo necesitamos con urgencia!  es un esfuerzo por revivir el estilo de nuestros ancestros, lo que hacían en sus conucos, donde sembraban y cultivaban yuca, aguacate, batata, ñame, plátano, cilantro, etc., garantizando comida a la familia y el excedente, lo intercambiaban o vendían en el mercado para suplir otras necesidades; persigue que nuestros agricultores más desposeídos, aprendan a criar animales y aves en su pequeño terruño; que tengan infraestructura de  pocilgas, granjas, invernaderos; es un seguir la tradición de nuestros antepasados, llevarla a la práctica, pero con mejor tecnología; con asesoría técnica, con financiamiento gubernamental.

Este proyecto tiene muchas aristas hermosas. Dentro de ellas, integra la familia en la microempresa; todos, de una u otra forma, pueden trabajar y sentirse útiles; persigue que técnicos del área agropecuaria los asesoren y enseñen a hacer producir su tierra; busca una economía familiar sostenible, diversificada, de calidad, que aumente la producción y baje el costo de la canasta familiar; que disminuya el hambre y la desnutrición. La tendencia es que el proyecto pase de generación en generación; que adultos, niños y jóvenes entren en la vida activa, elevando su auto estima, “sembrando por aquellos que no siembran”.

El PAN habla de la inversión, costo de la estructura del invernadero de 320 metros cuadrados, granjas, pocilgas, lo que pueden sembrar, producción y beneficios. ¡Me encanta! Es un respiro para los pobres; es tenderles las manos a nuestros campesinos, para que permanezcan en su hábitat, disfrutando de la naturaleza, desarrollando las potencialidades de su comunidad.

Aboguemos porque se institucionalice la esencia del PAN, que de seguro es la misma del gobierno y se ponga al alcance de los campesinos.   Viene a mi memoria el Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario (FEDA), destinado a promover el desarrollo rural, mejorar la calidad de vida de las familias rurales, reducir la pobreza y aumentar la capacidad competitiva. Ayudaría que las autoridades agropecuarias vayan a las comunidades, se acerquen a los campesinos, y les expliquen las diferentes formas de utilizar su patio, su tierra; así como las facilidades que les proporcionarían, para su pequeña inversión inicial.

Ojalá el gobierno fomente políticas públicas que inspiren las generaciones a producir alimentos en nuestros campos, para consumo de la familia, para abastecer el mercado nacional y aumentar las exportaciones; ojalá ayuden los pequeños agricultores, para evitar que campesinos laboriosos, sin recursos para trabajar, se vean precisados a formar cordones de miseria en las ciudades.

Indiscutiblemente, si motivamos cada campesino a sembrar en su predio,  haremos del pais, un hermoso vergel .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *