Medio ambiente o ecologismo político

Por: Isidro Toro Pampols/PeriodismoySociedad.net

Periodismo y Sociedad, Santo Domingo.  El medio ambiente es un tema presente en la agenda política en la sociedad contemporánea. Difícilmente un partido político no deja constancia en su retórica de su interés con frases manidas como el “desarrollo sostenible” o “protección del medio ambiente”. Para muchos con eso es suficiente sin mostrar interés por algo más. Otros, con otra preocupación, abundan en la materia.

El movimiento ecologista es variopinta permitiendo espacios de discusión entre sus ramas reformistas y radicales. De este debate se marca una diferencia entre los ecologistas y los medioambientalistas.

Ambos grupos están preocupados por el medio ambiente, eso no se pone en duda. Ahora bien, hay diferencias marcadas. El gran contraste se presenta en el enfoque de los grupos: los medioambientalistas actúan habitualmente sobre los síntomas del daño medioambiental, por ejemplo establecer regulaciones, mientras que los ecologistas apuntan usualmente sobre las causas económicas y políticas.  Los primeros consideran que los daños pueden enmendarse con medidas correctivas, mientras que los segundos son radicales planteando soluciones que llegan al desmantelamiento industrial.

En Hispanoamérica la mayoría de los partidos políticos y sus programas de gobiernos plantean programas “verdes”, pero con la sutileza de no molestar grupos de interés. En su planteamiento consideran, y muchos de buena fe, que se puede revertir la degradación del ambiente con reformas que no revolucione la estructura del sistema político, económico y social actual. Incluso, esta postura se encuentra entre liberales o conservadores, autoritarios o socialdemócratas, entre otros.

El punto nodal es que el tiempo pasa y la mayoría de los partidos no abordan el tema con seriedad. Llegará el momento en que la “ciencia” imponga la solución y habrá poco o nada que decir y posiblemente tampoco conozcamos quien programó la computadora que nos dio el diagnóstico y la solución.

 

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *