A 50 años de la tragedia aérea de 1970

Allí murieron 102 personas, incluye al púgil Teo Cruz y el equipo voleibol de Puerto Rico

Por Antonio Valdez.

Este sábado 15, arribamos a los 50 años de la tragedia aérea del avión DC-9 de Dominicana de Aviación que cobró 102 vidas, incluyendo al boxeador Carlos -Teo- Cruz, esposa e hijo, así como al equipo olímpico de voleibol de Puerto Rico y otras personalidades que viajaban a la vecina isla.

El accidente ocurrió frente a la costa de Punta Caucedo, a las 6:30 de la tarde -dos minutos después de despegar la aeronave desde el aeropuerto- cuando el avión McDonnell Douglas DC-9, que se dirigía a San Juan, Puerto Rico, se precipitó a las aguas del Mar Caribe. En el vuelo iban 97 pasajeros y 5 tripulantes.

Las informaciones de prensa de la época indican que en el avión iban 53 pasajeros de nacionalidad norteamericana (incluyendo la mayoría boricuas), 42 dominicanos, dos peruanos, dos cubanos, un argentino, un belga y un español.

Entre las personalidades estaban la esposa, la hija y una hermana de uno de los supervivientes del ajusticiamiento del tirano Rafael L. Trujillo, general Antonio Imbert Barrera. Ellas fueron Guarina Tessón de Imbert, Leslie Imbert Tessón y Aida Imbert viuda Domínguez.

Además, el pugilista Carlos -Teo- Cruz, quien ganó el primer cetro mundial de boxeo para República Dominicana, la noche del 29 de junio de 1968, en el estadio Quisqueya, cuando derrotó al boricua Carlos Ortiz por puntos, en el peso ligero.

Junto a él viajaba su esposa Mildred, y sus hijos Carlitín (6) y Herminia (5) años.

Además, falleció el equipo olímpico de voleibol femenino de Puerto Rico que vino a una gira de fogueo contra su similar dominicano. Sólo la jugadora Carmen Rosa Sabater, quien retornó a su país en horas de la tarde del sábado 14, salvó su vida, pues iba a recibir reconocimiento como la ‘mejor voleibolista’ de 1969 en su nación.

Las 12 jugadoras que fallecieron fueron Zoraida Figueroa, Belinda Correa, Maide Cardona, Carmen Rosa Sabater, Iris Rodríguez, Catalina Rodríguez, Maritza Bernal, Rosa Bernal, Dolores Villegas, Rosa Rivera, Tenchy Otero y Lourdes Sánchez. El dirigente fue Juan Ramón Loubriel. El apoderado Fernando Jiménez, y el árbitro Benjamín Noriega.

Fuente externa

También viajaban familiares y allegados a las jugadoras, que vinieron para apoyar a las atletas durante la serie de fogueo con nuestro par criollo de cara a los XI Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de Panamá ’70.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *