50 AÑOS DEL ASESINATO DEL COMBATIENTE REVOLUCIONARIO HOMERO HERNÁNDEZ

Una calle del ensanche La Fe lleva su nombre

PeriodismoySociedad.net, RD. El 22 de septiembre de 1971 fue vilmente asesinado en una emboscada por testaferros al servicio de la denominada “dictadura ilustrada Balaguerista” de los doce años, el militante, comandante revolucionario y patriota Héctor Homero Hernández Vargas.

Era un poco después de las nueve de la mañana del 22 de septiembre de 1971 cuando Homero Hernández se desplazaba en su vehículo por la antigua Avenida San Cristóbal junto a su esposa, la hoy periodista y socióloga Elsa Peña.

De camino a su lugar de destino la pareja sostenía una conversación sin saber que sería la última vez que hablarían. Sin esperarlo, en un abrir y cerrar de ojos les cayó una emboscada.

Interceptado y rodeado por numerosos miembros militares, como si supiera lo que ocurriría, tocó a su esposa en la rodilla y aventando el mandato “no salgas que te matan” se dispuso a recibir los tiros fuera del auto.

Homero salió desarmado y al instante fue acribillado a balazos en frente de su mujer por los guardias de Balaguer.

Homero Hernández, como era conocido popularmente, se distinguió desde muy joven por su lucha en contra de la sangrienta dictadura de Rafael Trujillo, creando un grupo de resistencia llamado La Mano, desde el cual hizo oposición a ese régimen, llegando hasta embardurnar con heces fecales las estatuas del tirano que estaban en algunas zonas céntricas de la capital.

Tras el ajusticiamiento del tirano en mayo de 1961 y la llegada de algunos exiliados antitrujillistas al país, funda la Juventud Revolucionaria Dominicana y posteriormente se integra al Movimiento Revolucionario 14 de junio, organización en la cual se destacó como militante de la misma, siendo enviado a entrenarse política y militarmente a Cuba y China Popular, siendo luego promovido al Comité Central y a integrar el Buró Militar de dicha organización.

Luego del golpe de Estado al gobierno Constitucional del profesor Juan Bosch el 25 de septiembre de 1963, participa como comandante de uno de los frentes guerrilleros organizados por el 14 de junio para oponerse a esa asonada golpista, siendo apresado y luego deportado a Francia junto a varios de los compañeros sobrevivientes de la guerrilla, retornando posteriormente de manera clandestina al país.

Al estallar la insurrección popular del 24 de abril de 1965, se integra a la lucha del pueblo por el restablecimiento de la Constitución de 1963 y  del gobierno del profesor Bosch, destacándose como uno de los principales combatientes  de esa epopeya, siendo junto a Baldemiro Castro, de los responsables del proyectado ataque a la fortaleza Duarte y el cuartel de la Policía en San Francisco de Macorís, como parte de la estrategia de extender la guerra de abril al interior del país, en junio de 1965, logrando sobrevivir a la represión desatada por las fuerzas reaccionarias de Imbert Barrera y el CEFA, saliendo del pueblo disfrazado de cura.

Al retornar a la Zona Constitucionalista crea junto a otros combatientes la Academia Militar 24 de abril, para entrenar a combatientes civiles y militares, la cual funcionó en el parque Eugenio María de Hostos, bajo su dirección. Finalizada la Revolución y tras la división del Movimiento Revolucionario 14 de junio, funda la organización Unión de lucha por una Nueva Quisqueya, con el propósito de continuar la lucha revolucionaria en contra del régimen de los doce años de Joaquín Balaguer y por la liberación nacional.

Varias calles en distintos municipios del pais llevan su nombre, siendo la principal, la que inicia en la avenida Lope de Vega, que separa al ministerio de Obras Públicas y el estadio Quisqueya Juan Marichal, culminando en la Plaza de la Salud frente al parque Dicayagua, en el ensanche La Fe, del Distrito Nacional.

Homero Hernández nació el 12 de septiembre de 1943 en la ciudad de La Romana. En su sangre llevó genealogía de patriotas, pues su padre Nando Hernández, fue junto a Mauricio Báez, fue uno de los principales organizadores de las huelgas reivindicativas promovidas en el 1948 por los trabajadores de la industria azucarera, escenificadas en La Romana y en San Pedro de Macorís, movimientos huelgarios que lograron arrancarle al régimen de Trujillo importantes aumentos salariales.

Al cumplirse en esta fecha el 50 aniversario del asesinato de Homero Hernández Vargas, es precisa la ocasión para honrar su memoria, su ejemplo de lucha y sacrificio en defensa de la libertad, los derechos del pueblo, la soberanía nacional y la verdadera democracia.

Fuente: Comité Patriótico “Francisco Alberto Caamaño Deñó” y  Acento.com.do

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *