Pentágono: China es un “riesgo significativo y creciente” para la industria de Defensa de EE.UU.

China considera ridículas y calumniosas acusaciones de EE UU

Washington. DC. Un extenso informe elaborado por el Pentágono, por orden de Donald Trump y publicado este viernes, detectó alrededor de 300 vulnerabilidades que podrían afectar a materiales y componentes esenciales para el Ejército norteamericano.

según las conclusiones de dicho informe, se afirma que China representa una amenaza creciente para el suministro de materiales críticos para el Ejército de EE.UU.

El informe, de casi 150 páginas, busca identificar debilidades en las industrias estadounidenses que son vitales para la seguridad nacional. Encargado por una orden ejecutiva del presidente Donald Trump el año pasado, el documento detectó en total alrededor de 300 “vulnerabilidades” que podrían afectar a materiales y componentes esenciales para el Ejército norteamericano.

“Un riesgo significativo y creciente”

Un “hallazgo clave” subrayado en ese texto es que China representa “un riesgo significativo y creciente” para el suministro de materiales y tecnologías “considerados estratégicos y fundamentales para la seguridad nacional” de EE.UU.

“El dominio del comercio” de Pekín y su disposición “a utilizar el comercio como un arma de poder blando” aumenta los riesgos que enfrenta la base industrial de manufactura y defensa de Estados Unidos, al tener que depender de “un competidor estratégico para bienes, servicios y productos críticos”, detalla el informe.

“Degradación de la fuerza”: ¿Podría EE.UU. luchar contra Rusia y China a la vez?

Una de las preocupaciones destacadas es el dominio del país asiático en el suministro mundial de minerales de tierras raras, fundamentales para los programas militares de EE.UU. El informe también hace hincapié en el papel de China en el suministro de ciertos tipos de productos electrónicos, así como de productos químicos utilizados en las municiones estadounidenses.

El documento proporciona una serie de recomendaciones para fortalecer la industria estadounidense, como la expansión de la inversión directa en sectores considerados críticos. Otra de las sugerencias claves es “diversificar la dependencia total de las fuentes de suministro con respecto a países políticamente inestables que pueden cortarle el acceso a EE.UU.”.

Tensión en aumento

El nuevo informe llega en el contexto de una escalada de tensiones entre ambas potencias en diversos ámbitos.

En el terreno político, el presidente de EE.UU., Donald Trump, y su vicepresidente, Mike Pence, acusaron a Pekín de interferir en los asuntos internos y en el proceso electoral estadounidense, afirmaciones que China ha tachado de “calumnias”.

Por otro lado, la semana pasada estuvo marcada por una serie de incidentes en los mares de la China Meridional y Oriental, como operaciones de tránsito de bombarderos estadounidenses B-52 o un encuentro poco amistoso entre el destructor norteamericano USS Decatur y un destructor chino de clase Luyang, cerca de las islas Spratly.

Estos incidentes tienen lugar en medio de la batalla comercial entre los dos países y de las recientes sanciones estadounidenses contra el complejo industrial militar chino, así como del apoyo militar que Washington presta a Taiwán, considerado por Pekín como una parte integral de China.

China considera ridículas y calumniosas acusaciones de EE UU

En la víspera, Pekín respondió las recientes declaraciones del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, quien arremetió este jueves contra su política exterior e interior. Desde el Ministerio de Exteriores chino han afirmado que Pence “calumnió” al país asiático y han manifestado su “firme” rechazo hacia lo que “no son nada más que declaraciones basadas en habladurías, confusión de lo correcto y lo incorrecto y creación de algo de la nada”.

“El mundo sabe quién infringe la soberanía de los demás”: Pekín responde a las “calumnias” de EE.UU.

“Es muy ridículo que EE.UU. estigmatice su intercambio y cooperación normal con China bajo pretexto de que China interfiere en los asuntos internos y elecciones de EE.UU.”, ha señalado el portavoz del ministerio, Hua Chunying. “La comunidad internacional ya sabe bien quién infringe deliberadamente la soberanía de otros, interfiere en los asuntos internos de otros y socava los intereses de otros”, ha agregado.

Chunying ha subrayado que en su política China siempre es guiada por el principio de no interferencia en los asuntos internos de otros países y ha asegurado que Pekín “no tiene ningún interés en entrometerse en los asuntos internos y elecciones de EE.UU.”. “Cualquier calumnia maliciosa contra China es fútil”, ha agregado.

Además de afirmar que China interfiere en el proceso electoral de EE.UU., Pence acusó a Pekín de llevar una “campaña coordinada para minar el apoyo” de Trump, de militarización del mar de la China Meridional y de prácticas económicas “depredadoras”, entre otras cosas.

Según Pence, China moviliza a “participantes clandestinos, grupos de fachada y medios de propaganda” para conseguir cambios en la percepción de la política china por parte de los estadounidenses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *