Solo cuatro jugadores han conectados tres cuadrangulares inaugurando la temporada de Grandes Ligas y Tres lo han hecho contra los Reales de Kansas City

Jorge Bell, 1988; Dimitri Young, 2005 y Matt Davidson 2018.  Tuffy Rhodes 1994, contra los Metros de Nueva York.

MLB:COM. El Día inaugural de la temporada regular del béisbol de las Grandes Ligas, es esperado por el mundo entero, hasta donde no se practica ese deporte. Ya sea en algunos países de los cuales, por lo menos, un jugador vaya a participar, o, por la sensación de ver o informarse de la labor de grandes luminarias de la disciplina que acaparan la atención de los aficionados.

La esperada apertura de los equipos, que ese dia presentan sus mejores lanzadores de la temporada anterior, o por los esperados batazos de largometraje que los potenciales y naturales jonroneros que colman el plantel de los equipos puedan conectar, entre otras razones, para apuntalar las expectativas en esos jugadores, cuyos largos y emocionantes batazos mantienen en vilo a la fanaticada beisbolista.

Precisamente hablemos cuando se trata de juegos de tres jonrones, los fanáticos tienden a recordar los que sucedieron al final de la temporada. Babe Ruth, Reggie Jackson, Albert Pujols y Pablo Sandoval todos vienen a la mente para sus tríos de tater en la Serie Mundial.

Pero, puede sorprenderle saber, que solo cuatro jugadores disfrutaron de un juego de tres jonrones en el Día Inaugural. La lista, de hecho, solo consistía de tres jugadores antes del Día de Apertura del jueves de la temporada 2018, demostrando que puede ser igual de difícil disfrutar un día de carrera en el helado abril que bajo las brillantes luces de la postemporada.

A continuación, se muestran las historias de esos tres jugadores que jonronearon no una, sino dos veces, sino tres veces en el Día Inaugural para comenzar sus temporadas con un comienzo muy sólido.

Matt Davidson, White Sox vs. Royals el 29 de marzo de 2018

Foto ; Fuente externa

Davidson conectó cuadrangulares solitarios en la cuarta y quinta entrada, y luego lanzó un tiro de tres carreras en la octava entrada en la victoria 14-7 de Chicago sobre Kansas City en el Kauffman Stadium. Su primer jonrón dejó el bate con una velocidad de salida de 115.1 mph según Statcast ™, y viajó a una altura proyectada de 435 pies. Aterrizó justo en frente de las fuentes en el campo central izquierdo.

El segundo jonrón dejó el bate a 114 mph y viajó 426 pies proyectados, esta vez a las fuentes de la izquierda. El tercer jonrón tenía una velocidad de salida de 113,9 mph, un revestimiento de 376 pies sobre la pared del jardín izquierdo. Cada jonrón fue golpeado por un lanzador diferente: el primero salió de una bola rápida a 91 mph del zurdo Danny Duffy, el segundo en un control deslizante de 86 mph del lanzador derecho Blaine Boyer, y el tercero en un control deslizante a 85 mph del zurdo Brian Flynn.

Con la pantalla de potencia prodigiosa, Davidson se convirtió en el primer jugador con tres jonrones de 110 millas por hora en el mismo juego desde que Statcast ™ comenzó a rastrear en 2015. La velocidad promedio de salida en el trío de dingers fue de 114.3 mph y la distancia total proyectada era un combinado de 1,237 pies.

El aumento de poder de Davidson para comenzar la temporada no surgió de la nada. Bateó 26 jonrones y bajó .220 / .260 / .452 en 118 partidos como novato de los Medias Blancas en 2017.

George Bell, Blue Jays vs. Royals el 4 de abril de 1988

Foto: Fuente externa

Bell, el MVP reinante de la Liga Americana que viene de una temporada de 47 jonrones, fue designado como bateador designado en Kansas City. Esa fue la decisión del manager Jimy Williams de sacar a Bell del campo para 1988, y una Bell con vehemencia y públicamente en desacuerdo con todo el entrenamiento de primavera. Así que en el Día Inaugural, el nuevo bateador designado de Toronto desató su frustración y pegó tres combates contra el as de los Reales Bret Saberhagen – un dos veces ganador del premio Cy Young que no pudo obtener nada más que Bell esa tarde.

“Golpeó dos bolas rápidas y una curva”, dijo el receptor de Saberhagen, Mike MacFarlane, a The Toronto Star después del juego. “El primero fue una bola rápida y la tomó y la sacó. La segunda fue romper la bola y alejarla, y él la jugó con un brazo. La tercera fue una bola rápida y la conectó”.

Bell en realidad condujo en cuatro de las carreras de los Azulejos en una victoria por 5-3, y siguió con una actuación de 5 por 5 en el Juego No. 2. Era todo lo que un fanático de Toronto podía pedirle a Bell. MVP encore.

“Este tipo [Bell] ganó el juego por sí mismo”, dijo su compañero de equipo Tom Henke entusiasmado después de la victoria del día de apertura. “El tipo es increíble”.

Tuffy Rhodes, Cubs vs. Mets el 4 de abril de 1994

Foto: fuente externa

Cuatro hits, incluidos tres jonrones contra Dwight Gooden, en cuatro turnos al bate.

Sí, ese es el tipo de comienzo que Rhodes inició en un día de carrera en Wrigley Field. Rhodes es quizás mejor conocido por los 464 jonrones que bateó en la Nippon Professional Baseball League de Japón, y los tres taters que lanzó en el Día Inaugural de 1994 representaron casi un cuarto del total de jonrones (13) que terminaría en las Grandes Ligas.

“Los Mets no sabían mucho sobre Karl [Tuffy] Rhodes cuando llegó al plato esta tarde en Wrigley Field, el primer bateador de Chicago de la temporada”, escribió Jennifer Frey en su resumen para The New York Times. “Sabían que había bateado muchos jonrones en las ligas menores el año pasado, había rebotado un poco antes de eso y había jugado varios juegos con los Astros durante cuatro años en la organización de Houston.

“Obviamente, sin embargo, no sabían cómo sacarlo”.

Rhodes conectó 30 jonrones en Triple A la temporada anterior, pero su reputación subió de rango como una amenaza de velocidad. Esa reputación cambió en el lado norte de Chicago, aunque solo sea por unos días, después del gran debut de Rhodes.

“No soy un bateador de jonrones”, dijo el nuevo bateador de los Cachorros a los reporteros después. “Estoy aquí para golpear las unidades de línea y ponerme en la base”.

Rhodes conectó otros tres jonrones en abril, pero ahí fue donde terminó el aumento de poder. El jardinero terminó 1994 con ocho jonrones y un porcentaje de slugging de .387 en 95 juegos, y jugó una temporada más en Grandes Ligas antes de hacerse un nombre en el extranjero.

“La única forma en que hubiera sido mejor hubiera sido si hubiéramos ganado el juego”, dijo el manager de Rhodes, Tom Trebelhorn. Sí, los Cachorros recibieron tres jonrones de Tuffy Rhodes y de alguna manera aún perdieron ese partido del Día de Apertura, 12-8, ante los Mets.

Dmitri Young, Tigers vs. Royals el 4 de abril de 2005

Foto: fuente externa

“Ese es el mejor Día de Apertura que haya visto a nadie”.

Ese fue el elogio que Young le dio a Young, el miembro del Salón de la Fama Al Kaline, después de que el toletero de Detroit bateó tres jonrones y llegó a la base en los cinco viajes al plato en un triunfo por 11-2 en el Comerica Park. Los fanáticos de los Tigres que habían visto languidecer a su club en la bodega Central de la Liga Americana durante años estaban más que felices de darle a Young una ovación entusiasta después de la comida No. 3.

“He tenido un llamado a escena antes, pero no así”, dijo Young. “Esto es increíble.”

Young no bateó un jonrón en Spring Training, evidentemente ahorrando su poder para el primer juego que contó. Recuperó la tercera bola de home run y se la envió a su madre en California, y le dijo a la prensa que bateó un jonrón para cada uno de sus tres hijos. Young había proclamado un mes antes de la temporada que su equipo era “los Tigres, no los gatitos”, y tal vez su gran día fue un pequeño punto de inflexión. Mientras que Detroit terminó la temporada 2005 con 20 partidos por debajo de .500, conseguirían una asombrosa recuperación de 24 juegos la siguiente temporada en camino al banderín de la Liga Americana.

Pero los fieles de Detroit apoyaron a su equipo incluso durante los tiempos difíciles. Una multitud récord de 44,105 asistieron al Día Inaugural de 2005, cuando Young disfrutó “uno de esos días inconscientes”, en sus propias palabras.

“Fue un gran día”, dijo el manager de los Reales Tony Peña. “Bien por él. Malo para nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *