Freddy Peralta con 21 años se convierte en el 5to lanzador que debuta ponchando a 13 o mas desde 1908 en MLB

DENVER, MLB.– El novato dominicano Freddy Peralta se convirtió en el primer lanzador desde Matt Harvey en 2012 en registrar ponches de dos dígitos en su primera apertura en las Grandes Ligas y la mayor cantidad desde que Stephen Strasburg despegó 14 en ’10, en camino a 13 ponches en 5 2/3 entradas sin anotación de un 7 -3 victoria sobre los Rockies.

La madre, el padre y su novia se sentaron en la fila 25 detrás del plato de home, levantando teléfonos celulares en el aire cada vez que Freddy Peralta salió del dugout de los Brewers. Hasta este nublado domingo en Coors Field, la familia de Peralta nunca lo había visto lanzarse como profesional. Capturaron cada momento.

Y había mucho que capturar.

El prospecto No. 9 de los Cerveceros, según MLB Pipeline, deslumbró en un debut de 13 ponches en las Grandes Ligas con esencialmente un arma: una bola rápida de cuatro vetas que lanzó para la gran mayoría de sus 98 lanzamientos. Todo después de comenzar su carrera en un hoyo de 3 y 0 contra el primer bate de los Rockies, DJ LeMahieu.

Según Baseball Reference, Peralta es el quinto pitcher desde 1908 en derrotar a 13 o más bateadores en su debut en Grandes Ligas, con Stephen Strasburg (14 ponches en 2010), JR Richard (15 en 1971), Karl Spooner (15 en 1954 y Cliff Melton (13 en 1937).

“Sacó sus nervios los primeros tres lanzamientos del juego”, dijo el mánager de los Cerveceros, Craig Counsell. “Y luego siguió mejorando”.

A los 21 años, Peralta era el abridor más joven de los Cerveceros desde Yovani Gallardo en 2007. No permitió un corredor hasta que Travis Shaw conectó un rodado rutinario con un out en la tercera entrada, mientras Peralta caminó un par de bateadores antes retiró a Charlie Blackmon en otra rola a Shaw para terminar con la amenaza. Peralta no rindió un hit hasta el sencillo de David Dahl con un out en el sexto.

Dos veces en las primeras cuatro entradas, Peralta ponchó al corazón de la alineación de los Rockies: Nolan Arenado, Carlos Gonzalez y Trevor Story, en orden. Cuando lanzó un trompazo a LeMahieu en la sexta entrada, Peralta igualó el récord de franquicia de Steve Woodard en ponches en un debut en las Grandes Ligas.

El siguiente bateador, Dahl, alineó un sencillo sencillo al jardín central derecho para el primer golpe de los Rockies. Pero Peralta se recuperó para derrotar a Blackmon por el ponche No. 13, un récord de novatos de los Cerveceros. Ahí es donde Counsell golpeó a su bullpen con una ventaja de 7-0.

Mientras salía del campo, Peralta dijo que estaba pensando: “Dios mío, lo hice. Lo hice. Estoy aquí. Casi me pongo a llorar. Casi”.

Esa sensación estaba dando vueltas. El primera base de los Grandes Cerveceros, Jesús Aguilar, alzó la vista hacia las gradas y vio a los padres de Peralta. Padre, Pedro, estaba llorando. La mamá Octavia Díaz hacía todo lo posible por mantener la compostura.

Aguilar comenzó a llorar a sí mismo.

Foto: MLB

“Casi lloro”, dijo Aguilar. “Estoy muy feliz, muy orgulloso. Estaba hablando con [el receptor de los Cerveceros Manny] Pina, como ‘Pina, lloremos’. ¿Por qué no? Estaba cerca. Te lo digo “.

En la fila 25, la madre, el padre, la novia Maritza Taveras y otros miembros de la familia de Peralta se pusieron de pie y vitorearon. Esperaban ver el lanzamiento de Peralta el sábado por la noche en Triple-A Colorado Springs, pero se rascó en el último minuto cuando el abridor de los Cerveceros, Chase Anderson, se enfermó.

En lugar de verlo trabajar en los Menores, la familia de Peralta viajó por la Interestatal 25 para su debut en las Grandes Ligas.

“Es algo tan grandioso. Es tan especial. Es algo que ni siquiera puedo poner en palabras”, dijo Díaz, quien luchó contra las lágrimas durante una entrevista en español del Día de la Madre con la periodista de FS Wisconsin Sophia Minnaert. “Es una de las cosas más importantes que me ha pasado en la vida, la sensación de estar aquí y verlo lanzar por primera vez”.

Ella no estaba sola mostrando emoción. El padre de Peralta, Pedro, llora cada vez que mira transmisiones por Internet de las salidas de Peralta en la Liga Menor.

Sí, derramó más lágrimas el domingo viendo a su hijo lanzar en persona.

Previamente el domingo, los Cerveceros estaban tratando de mantener las emociones al mínimo mientras Peralta se preparaba para su debut. En lugar de la reunión habitual de una hora para ver a los bateadores contrarios, el receptor Manny Pina y el coach de pitcheo Derek Johnson mantuvieron las cosas simples.

“Le mostré la alineación, pero no quiero darle mucho ‘esto, esto'”, dijo Pina. “Ese es el problema a veces. No quiero dar demasiado”.

En cambio, Pina le dijo a Peralta: “Confía en lo que haces”.

“Lo más importante es que seas tú mismo”, dijo Counsell. “Solo haz lo que él es bueno. Así es como llegó aquí, y así es como tienes éxito aquí. Ese es siempre el plan de juego. Haz lo que eres bueno, y con suerte eso es suficiente. Debería ser suficiente.

“No es diferente a cualquier otra persona que haya hecho su debut en Grandes Ligas. Hay nervios, hay emoción. Esperas que puedas usarlo para hacer algo especial. Si llegaste a las Grandes Ligas a los 21 años, ya has hecho cosas especiales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *