El costo del dinero y la inflación: Por Félix Santana García 

“Dame un punto de apoyo y te moveré el mundo” así expresaba el más ilustre científico del mundo antiguo, Arquímedes de Siracusa, al referirse al uso de la  palanca y su utilidad para mover objetos pesados, frase que aplicada al costo del dinero significa que si el mismo se mantiene fijo permite a los prestatarios obtener sus objetivos de maximizar sus ganancias en los proyectos que estos ejecutan.

Partiendo de dicho principio a medida que las empresas o simplemente el usuario de los fondos de costo fijo logra que la tasa de rendimiento de sus inversiones sean iguales o mayores que sus costos de capital promedio ponderado sus empresas serán exitosas.

De manera que es relevante que los costos del dinero a financiar los proyectos se mantengan estables o fijos lo cual permitirá realizar pronósticos y presupuestos para el cumplimiento de la misión, visión, objetivos y metas mediante la correcta aplicación de las estrategias correspondientes.

Se conocen cuatro factores fundamentales que afectan el costo del dinero, estos son: las oportunidades de producción o rendimiento disponible dentro de una economía que provienen de la inversión en activos productivos o generadores de efectivo.

Las preferencias en el tiempo de consumo o la predilección por el consumo actual, a diferencia del ahorro para el consumo futuro, el riesgo en un contexto de mercado financiero, la oportunidad de que un activo financiero no obtenga el rendimiento prometido y la inflación o la tendencia de los precios a aumentar con el paso del tiempo.

Otros factores que influyen en los niveles de las tasas de interés son: la política monetaria del Banco Central a través de operaciones de mercado abierto, es decir, compra o venta de títulos para expandir o contraer la oferta de dinero.

Asimismo, el nivel del déficit presupuestal del Estado ya que si el gobierno gasta más de lo que obtiene de los ingresos fiscales entra en déficit y la balanza comercial, es decir cuando el país compra más de lo que vende se registra un déficit comercial.

Mientras mayor sea  el faltante o déficit mayor será endeudamiento que se tendrá lo cual presiona la tasa de interés y el nivel de actividades de negocios, a mayor inflación mayores tasas de interés se registrarán para contrarrestar el aumento de precios.

El aumento de las  tasas de interés afecta las ganancias de las empresas ya que estas constituyen un costo que disminuyen las mismas y afectan el nivel de actividades comerciales y por ende afectan el precio de las acciones debido a la disminución de las utilidades de las empresas las cuales disminuyen su ganancia y de paso el valor de estas en el mercado.

Cuando la economía está en expansión, las empresas necesitan capital y esta demanda de capital impulsa las tasas de interés a niveles más altos.

Las presiones inflacionarias son más fuertes durante las épocas de bonanza empresarial, y esto ejerce presión ascendente en las tasas. Las condiciones se revierten en tiempos de recesiones.

La Reserva Federal o Banco Central de los Estados Unidos (Fed) aumentó en el mes de marzo del presente año las tasas de interés interbancaria entre 1.50% a 1.75% ya que la inflación casi sobre pasa su meta de un 2% para el presente año.

La Fed actualmente pronostica otras dos alzas del tipo de interés este año, pero un número creciente de sus funcionarios ve otros tres incrementos como posibles.

Los miembros de  la Reserva Federal (Fed) son proclives a subir pronto las tasas de interés de Estados Unidos ante la solidez de la economía y el alza de la inflación.

Asimismo, la Fed revisó al alza sus pronósticos de crecimiento para la economía estadounidense al 2.7% este año, frente al 2,5% anticipado en diciembre y al 2,4% para 2019, tres décimas más que las previsiones de hace tres meses.

De igual manera mejoró los pronósticos de desempleo y espera ahora una tasa del 3,8% para final de 2018 y del 3,6% para 2019, comparado con las de diciembre del 3,9%.

En los actuales momentos se perciben expectativas de incremento de las tasas de interés en la República Dominicana ya que algunos de los factores mencionados se están dando en el mercado.

Tal el  caso de los aumentos en los precios de bienes y servicios, el continuo aumento del endeudamiento, aumento de los precios de las importaciones de petróleo, aumento del tipo de cambio, entre otros factores, los cuales presionarían la inflación o el incremento sostenido de los precios.

De manera que en cualquier momento el Banco Central de la nación dominicana propiciaría un aumento del tipo de interés de continuar el aumento de los precios del petróleo y el aumento de la tasa de cambio, aunque este aumento del costo del dinero sea moderado siempre que la inflación se mantenga en los rangos de más o menos un 4% establecido como meta de inflación para el presente año.

Se estima que por cada dólar que aumenta el precio del petróleo las importaciones del país de ese  rubro aumentan en unos US$50 millones.

Si Estados Unidos, Rusia y la OPEP aumentan la producción de petróleo podría mejorar los precios del barril del crudo lo que aliviaría el déficit de la balanza comercial del país y no surtiría un efecto negativo en el costo del dinero, en las utilidades y por ende en las recaudaciones impositivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *